Geekonomics || Con la plata de papá DC y mamá Marvel iré a combatir el mal

¿De qué vive un superhéroe? ¿ Marvel está al día con el pago de las cargas sociales? ¿Alguna vez viste a Asterix en la fila de ANSES? ¿DC todavía tiene juicios laborales?

Granjeros o niños mimados, periodistas flexibilizados o víctimas de una mutación genética, los superhéroes no tienen una vida fácil y si de economía hablamos las diferencias nos regalan un panorama variopinto. Por eso en esta serie de posts vamos a sacudirles las billeteras, escanearles el CBU y cambiarles el alias a los héroes de la historia.

En el capítulo de hoy: Los Millonarios. Batman y Iron Man podrían sentarse a mirar la tv con una copa en la mano izquierda y la foto de Donald Trump en la derecha. Son hijos de multimillonarios que de solo escuchar un discurso del presidente estadounidense sentirían una profunda empatía. Repasamos juntos las trayectorias de estos dos superhéroes y sus similitudes con el hacedor de “El Aprendiz”.

Image result for batman ironman

El joven Bruce se hizo cargo del conglomerado familiar para consolidarlo y permitirse luchar contra el crimen. ¿Cuál era el origen de la fortuna familiar? Las inversiones inmobiliarias que desarrolló Charles Wayne hacia finales del siglo XVII. La rentabilidad de esas inversiones le permitió competir y ganar la construcción del ferrocarril de Ciudad Gótica lo que derivó años más tarde en una expansión que tuvo como primer eje las manufacturas y la industria química para luego adentrarse en la tecnología y el entretenimiento. En el caso de la familia Stark la fortuna se debe al talento de Howard Stark, el padre de Tony, quien fue un talentoso ingeniero que encontró en la introducción de la tecnología de punta en proyectos de defensa la posibilidad de perfeccionar el poderío militar del gran país del norte.

Hoy “Tony” Stark es el CEO de Stark Industries, una corporación dedicada a la industria armamentística con múltiples contratos con las agencias de seguridad de los Estados Unidos. Las actividades de Iron Man no tienen un resguardo legal y siempre se dan la mano con la improvisación o el capricho de Tony mientras que en paralelo al crecimiento patrimonial y personal de Bruce Wayne creció la Fundación Wayne, una forma elegante, formal y habitual de financiar la política de Responsabilidad Social Empresaria del Grupo Wayne que en este caso consiste en pagarle la nafta al batimóvil y el 50% del sueldo de Alfred por plancharle el traje al encapuchado. Como todos sabemos Donald prefirió una franquicia televisiva y luego lanzarse a la política.

El sucesor de Barack Obama también tuvo la inestimable ayuda de sus padres para alcanzar su primer millón de dólares aunque los biógrafos oficiales lo nieguen a destajo. Hoy Trump tiene una fortuna estimada en 3700 millones de dólares. Si nos guiamos por los siempre polémicos rankings Forbes, el CBU de Bruce Wayne tiene amarrocados la friolera de US$ 9.200 millones y su empresa tiene ingresos mensuales por US$ 2608 millones. Mientras que la fortuna de Tony es calculada en U$s 12400 millones. Donald tiene una casita blanca con parque en Washington DC pero prefiere Marvel.  
Tony, Bruce y Donald se apoyaron en las fortunas de sus padres para satisfacer sus deseos y no tener que depender económicamente de nadie para sus proyectos personales. Todos se apalancaron en el éxito de la generación previa para realizar su sueño. Y lo hicieron en grande.

Comments

comments